Los héroes de mi barrio

 

Por Pedro Rivera

 

Son las 3 de la madrugada en Popayán, una pequeña ciudad al sur de Colombia, de repente, las alarmas de la calle interrumpen el sueño de un barrio de la ciudad llamado Palacé, pero no es una sorpresa para los vecinos, ellos saben lo que está pasando: Constructores ilegales están tratando de instalar equipos de telecomunicaciones de alta potencia escondidos por el velo de la noche en un barrio habitado por familias con niños y personas mayores.

 
Elder citizens stops illegal constructions

Ciudadanos mayores detienen construcciones ilegales

 

La construcción obtuvo los permisos de las autoridades locales de manera ilegal; En Colombia los permisos de construcción consisten en autorizar la construcción de los planos del edificio, siendo solamente valido construir lo que esté consagrado en los planos, además, la construcción tiene un fin único para el que se puede destinar (vivienda, actividad comercial…), en este caso, el permiso fue otorgado para una torre de 4 apartamentos, un apartamento por piso, en un lugar que según las leyes locales, solo puede tener casas de 2 pisos debido a la debilidad del suelo ante el peso. Adicionalmente, la construcción no cuenta con servicios públicos salvo la electricidad, o con baños, cocinas, closets o incluso sitio suficiente para ubicar una cama para dormir. Pero sin embargo, si cuenta con dos antenas de alta potencia para telecomunicaciones disfrazadas como tanques de agua, las cuales por ley no pueden ubicarse en edificios residenciales. El video grabado por un drone que alquiló la comunidad muestra como se han disfrazado estas antenas como tanques de agua.

 

 

Las leyes colombianas determinan que equipos de telecomunicaciones de alta potencia [1] no pueden ser instalados en lugares con alta densidad poblacional, también prohíbe estas instalaciones cerca de otros edificios residenciales en al menos 10 metros de distancia (dependiendo de la intensidad de los campos electromagnéticos de los equipos esta distancia puede variar entre 10 y 500 metros). Por esta razón, cuando la comunidad se dio cuenta de lo que sucedía, decidieron organizarse para hacer algo al respecto.

 

Primero reclamaron ante las autoridades locales con acciones legales que lograron detener la construcción de los trabajos en el edificio, pero esto no detuvo a la compañía constructora la cual empezó a mandar gente enmascarada para espiar a los ciudadanos, enviar equipos de construcción en el medio de la noche y a presionar funcionarios políticos. Ahora mismo, los vecinos son intimidados por gente enmascarada, autoridades locales y equipos legales de diferentes compañías para que permitan la finalización del edificio.

 

 

Esta situación es más común de lo que se podría pensar en mi país, esto sucede en toda la ciudad y el país porque el gobierno Colombiano esta promoviendo una agresiva (y fallida, como mucha gente en la industria reconoce) campaña para aumentar la industria tecnológica a través de aumentar la infraestructura sin que les importe la situación de las comunidades.

 

 

Estos ciudadanos mayores son mis héroes, y este artículo es un pequeño homenaje para ellos, son personas que están enfrentando un gobierno sin rostro ni responsables, corporaciones irresponsables y gente enmascarada  para proteger sus hogares, sus nietos y el lugar donde sus hijos crecieron, en contra de la corrupción de las autoridades locales. Ellos nos enseñan día a día que las cosas que son correctas son correctas, no importa si eres joven o viejo, que posemos trabajar de manera local y organizarnos para protegernos del gobierno (cuyo trabajo es, irónicamente, protegernos), y que todo el mundo puede enfrentarse a un leviatán si tiene algo valioso que proteger. Estoy muy orgulloso de vivir con ellos en el mismo lugar y poder saludarlos todos los días.

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario